lunes, 18 de febrero de 2013

Las rebajas: Parte I

Tengo un amigo alemán que se reía de la duración del periodo de rebajas en España. Son 4 meses oficiales cada año, a los que hay que añadir descuentos especiales, semanas fantásticas, y demás artimañas de las tiendas para hacernos creer que estamos consiguiendo gangas. Me encanta lo de "Segundas Rebajas", que suena a "Ahora sí que es el súperchollo, te estamos dando otra oportunidad, úsala bien". ¿Y todos esos entrañables momentos que se repiten año tras año? Vamos a echarles un vistazo...




1. El perchero de camisetas naranjas. O esa prenda misteriosa que nunca existió durante la temporada y aparece en rebajas. Hay decenas de ellas, en todas las tallas posibles, y perfectamente pueden venir a torturarnos desde una fallida colección de 2009, aunque a veces parecen especialmente creadas para las rebajas.Valen unos 3 euros. No te gustan. Pero es que valen 3 euros, así que te compras una porque "para dormir, o para bajar a la playa está bien..." Aplicable también a pantalones de pana marrones, porque todas necesitamos un look apropiado para nuestros momentos de catequista.

2. Los descuentos de broma. O las maravillosas rebajas de 1 a 5 euros que hacen sobre todo las tiendas de Inditex al principio. "Uy, la chaqueta vale 44,95€, me parece cara... me aguanto hasta las rebajas". "Uy, la chaqueta vale 39,95€, vaya descuento, pero bueno es que ya no va a bajar más...".

3. Los abrigos Spring-Summer. O esa cazadora que lleva en tienda desde noviembre, pero de repente es de nueva colección. De mis preferidos.

4. La atracción del "Rinconcito Ordenado". Bautizado así por la blogosfera, hablamos de ese remanso de paz donde las prendas están ordenadas y las señoras no te bloquean los movimientos. Y donde habita el abrigo Spring-Summer que te gusta.

5. Los trucos. O mi paranoia de psicóloga suspicaz... pero de los creadores del carrito de la compra que se va hacia las estanterías del súpermercado, llega ahora la calefacción insoportable en invierno, que te  hace enamorarte de blusas etéreas y camisetas de tirantes, y el aire acondicionado mortal en verano, con el que lo único que deseas es meterte en el probador con un jersey que te parece lo más acogedor del mundo.

En las tiendas de precios un poquito superiores los descuentos suelen ser más suculentos. Recuerdo el caso del vestido que usé en mi graduación, cuando mi paciente entonces novio me ahorró unos 50€ yendo a por él el primer día de rebajas. Así sí...

Vestido de Adolfo Domínguez, 2010

A pesar de todo lo dicho, seguimos cayendo, y a veces se consiguen cositas muy interesantes. ¡Prometo entrada con mis adquisiciones de este año!

Edito y os dejo el enlace a la Parte II con las compritas aquí :)

2 comentarios:

  1. Acabo de llegar a tu blog, a través de una recomendación de mi compañero de office (quizás lo conozcas...), y ya me ha encantado. Especialmente esta entrada me ha robado el corazón. Me siento identificadísima! (Identificadérrima?)
    Tengo ganas de conocerte en persona. Hasta entonces, un abrazo!
    Rosalía

    ResponderEliminar
  2. Pues...ya puedo decir que pasado mañana mismo! :D Me alegro de que te gustara, y sí, tu compi me suena XD un beso!

    ResponderEliminar