jueves, 21 de marzo de 2013

Pan blanco VS pan integral

Hay un bombardeo de términos respecto a la alimentación que a veces se usan indistintamente (saludable, bajo en calorías, bajo en grasas, energético, rico en fibra, nutritivo, natural...) y poco tienen que ver unos con otros. 

Una de las confusiones más habituales se produce respecto a la harina integral. "Compra pan integral, que estoy a dieta". "Dame más galletas, que son integrales y adelgazan". Nada más lejos.

La harina se obtiene triturando los granos de trigo. Para obtener harina blanca, se retiran 2 partes del trigo, el salvado y el germen, dejando prácticamente sólo el almidón. 


Así se consigue, por un lado, una harina duradera, de color homogéneo, que da lugar a un pan blanquito y apetitoso, y por otro, se consiguen 2 nuevos productos para vender por separado, el germen y el salvado de trigo.


El pan integral, hecho con la harina que contiene el grano de trigo al completo, contiene más fibra y más nutrientes (vitamina E, magnesio, ácido fólico...), por tanto favorece el tránsito intestinal y tiene mayor valor nutricional. Además nos mantendrá saciados por más tiempo, puesto que tiene un índice glucémico menor que el pan blanco; esto significa que se absorbe más lentamente, dosificando la energía que aporta (medida en calorías) y evitando los picos de glucosa peligrosos para la aparición de enfermedades cardiovasculares y diabetes.


Sin embargo, el pan integral no es bajo en calorías, ni ligero, ni dietético, ni "no engorda", ni nada parecido. Aporta las mismas calorías que el pan blanco, pero sí es más saludable, por lo indicado en el párrafo anterior. El pan "engorda" siempre que tú no gastes las calorías que aporta. Nunca he entendido a las personas que se ponen a dieta y se quitan el pan en primer lugar, dejando alimentos más grasos. Los hidratos de carbono son nuestro combustible.

La mejor dieta es, en mi opinión, la variedad y el sentido común. Y creo que un detalle importante en una buena alimentación es aprender a leer las etiquetas de los productos, para saber qué es lo que estamos comprando. A mí me enseñaron en un taller en el cole, y creo que es de los conocimientos más interesantes que me pudieron transmitir.


PD: Nos alimentamos para conseguir energía. La energía se mide en calorías. Y los humanos somos tan curiosos que hemos inventado "los antialimentos", comida que no aporta calorías, y que por tanto no cumple su propósito de servir como combustible. Somos sorprendentes. Sólo era un apunte.

2 comentarios:

  1. Muy valiosa la información y el razonamiento, a mi me ha servido mucho. Vivo obsesionada con los productos ligh, integrales...
    Algún día podrías hacer un post explicando la información que pone en las etiquetas?? Personalmente no tengo ni idea y sería una ayuda muy útil para mí!!
    Muchas gracias!!

    ResponderEliminar
  2. Claro! Me parece muy buena idea :)Me alegro mucho de que te haya servido!

    ResponderEliminar