lunes, 27 de mayo de 2013

Un viaje increíble

Hoy es mi último día en Chapel Hill, mañana saldré hacia España. El tiempo vuela... Pero antes de dejar Estados Unidos, había un par de visitas obligadas que realizar: Nueva York y Washington DC. Sentirte en una película, ver las cosas que tantas veces has visto por la tele, comer, ir de compras, tener experiencias nuevas... ha sido increíble. ¡Os dejo un pequeño adelanto!


martes, 14 de mayo de 2013

Las calorías extra

El sentido común y un poquito de formación son, en mi opinión, las herramientas más útiles a la hora de cuidarse. A través de diversos medios de comunicación y de algunas personas cercanas he podido conocer las dietas más surrealistas, y nunca me han parecido buena idea. Chicas, cuidarse no sólo significa "adelgazar". Pero es cierto que, especialmente en esta época del año, todos pensamos más a menudo en llevar una vida más saludable.

Los pilares de la vida sana no son ningún secreto: limitar el consumo de grasa y azúcar, tomar más fibra y agua, equilibrar el aporte de nutrientes, procurar no tomar más calorías de las que necesitamos, y hacer algo de ejercicio.

Hoy os quiero enseñar un par de consejos y trucos que a mí me resultan útiles. Esto no es una dieta, ni te hará adelgazar si necesitas perder varios kilos, son sólo un par de costumbres bastante prácticas para el día a día. Vamos allá :)

domingo, 12 de mayo de 2013

Un trench y muchas dudas

Hace unos días fui con una amiga de compras a una zona de outlets (peligro, peligro). Algunas tiendas geniales, un par de pequeños caprichos, y de repente... vimos esto:


Un trench de Guess con aire clásico pero con la originalidad de ser bicolor, impermeable, y con el detalle de la capucha. Bonito y preparado de verdad para la lluvia, una de esas prendas que en las revistas califican como "imprescindible de primavera" y "fondo de armario". Pero lo mejor era su precio: de 260$ (!!!) a 71$.

miércoles, 8 de mayo de 2013

Las despedidas

En los últimos años he tenido que despedirme muchas veces, muchas más de las que me gustaría. Es el problema de cambiar mucho de residencia, o de vivir en lugares en los que todo el mundo está de paso. Los cambios me cuestan. Si unimos eso a que me apego a las personas con facilidad, y a que los amigos siempre me parecen lo mejor de cada experiencia, podemos concluir que no me gusta nada despedirme.

Hay distintos tipos de despedida. Muchas se producen en medio de una fiesta. Recuerdo aquella última noche en el Scandals, mientras caía un chaparrón modelo inglés, algunas fiestas en casa, otras en la calle, de bar en bar con el buen tiempo, haciendo que junio cogiera un puntito nostálgico para mí parecido al de septiembre.