jueves, 30 de enero de 2014

Meteoritos de Guerlain

Los Reyes Magos me dejaron en los zapatos este producto tan conocido por todas las amantes del maquillaje. 

Los meteoritos de Guerlain son unas bolitas de polvo prensado de diferentes colores que sirve para aportar luminosidad y mejorar el acabado del maquillaje. Una de las cosas más llamativas es su envase, del que se han sacado varias ediciones especiales que dan ganas de coleccionar. Se trata de una polvera metálica, con la tapa decorada con un dibujo grabado y esmaltado en tonos pastel. La verdad es que es preciosa, pero aun mejor es el característico olor a violetas que desprende el producto y que hace que sea un placer aplicarlo. Para evitar que los meteoritos se golpeen y se rompan al mover la polvera, vienen protegidos por una esponjita.





Existen diferentes tonos, el mío es el 01 Teint Rosé, el más clarito y clásico de todos, recomendado para pieles claras y para el acabado más luminoso. Otros tonos tienden más hacia el beige o el dorado. El 01 Teint Rosé incluye bolitas de los colores que veis en la foto: blanco perlado, rosita, malva, amarillo, y verde, todos en tono pastel. 

Se supone que al crear el producto se basaron en la descomposición de un haz de luz blanca en diferentes colores al atravesar un prisma, de forma que, al aplicar el producto mezclando los distintos tonos con la brocha, conseguimos la luz pura para el rostro. Que lo primero que una piensa es que las bolitas podrían ser directamente blancas, pero como teoría de "atendí en la clase de física" les ha quedado muy estética. Además, como sabemos, cada color corrige un tipo de imperfección: el rosa equilibra el tono apagado en la piel, el verde mitiga las rojeces, el morado los subtonos amarillentos y cetrinos, el amarillo las zonas oscuras (como las ojeras), y el blanco ilumina. De nuevo todo pierde un poco el sentido si pensamos que los colores se van a mezclar, pero bueno, pensemos que el efecto corrector es general y sutil.

Lo mejor: Aplicados por todo el rostro como toque final de nuestro maquillaje, los meteoritos actúan como un polvo traslúcido con un extra de luminosidad. Fijan la base si la llevamos, matifican, y dejan la piel muy suave, pero sobre todo dan un toque de luz y "buena cara". Además, son tan bonitos y huelen tan bien que es muy agradable utilizarlos. Aunque no es un producto barato, cunde muchísimo, es de esos "para toda la vida".

Lo peor: El acabado es muy sutil, apenas se notará si lo que pretendes es resaltar zonas concretas como los pómulos. No lo recomiendo para chicas que estén construyendo un kit básico de maquillaje, ya que no marca una gran diferencia. También he notado que bajo ciertas luces artificiales se notan mucho los brillitos de shimmer, como si fuera purpurina muy fina, cosa que no me gusta especialmente. Pero hay que fijarse mucho, el aspecto general es muy natural.


Es un producto que tenía muchas ganas de tener, y la verdad es que me gusta mucho. Os dejo una foto donde creo que se nota ese efecto de luz y "buena cara" del que os hablaba. Además de los meteoritos, llevo el colorete Orgasm de Nars, pero de eso ya os hablaré otro día...


Un beso :)

No hay comentarios:

Publicar un comentario